Ante el Problema de la Indigencia en LA

Ante el Problema de la Indigencia en LA

Ante el Problema de la Indigencia en LA

Es hora de que los votantes intervengan

California es uno de los Estados en la que los votantes pueden crear sus propias leyes a través de Proposiciones que son consideradas por los votantes para su rechazo o aprobación, durante las elecciones. Algunas de las Proposiciones que han hecho historia en la vida pública de California son: La Proposición 187 que fue impulsada por el entonces gobernador Pete Wilson y aprobada por los votantes en 1994, con la que se pretendía negar el acceso a los servicios médicos y educación a todos los indocumentados. El impacto negativo en la población mexicana fue tanto que se le atribuye a esta Proposición el aumento en el número de nuevos votantes quienes en las subsecuentes elecciones les dieron el control absoluto del Congreso a los demócratas. Desde entonces el Congreso Estatal se ha mantenido en poder de este partido.

La Proposición es una herramienta que debe usarse para el mejoramiento de la vida de sus ciudadanos, no fue ese el propósito de la Proposición antes mencionada cuya intención perversa fue la de perjudicar al sector más débil de la sociedad Californiana.

Muy diferente fue la intención y el resultado de dos Proposiciones que fueron aprobaron de manera abrumadora por los electores. La Proposición 103 que logró una rebaja inmediata del 20% en las primas de seguro de autos, además de otros beneficios a los conductores y la Proposición 13 que puso un tope al aumento en los impuestos a las viviendas.

Una vez más los residentes de California se ven en la necesidad de actuar ante un problema que lejos de solucionarse o disminuir aumenta cada día en demérito de la vida y bienestar de personas que necesitan la protección del Estado y el cuidado de personal especializado, como son los indigentes con problemas mentales.

Urge regresar al Estado su obligación de ver por los más débiles. Para disimular su incapacidad de dar solución al problema, algunos funcionarios argumentan que la ley ampara el derecho de los indigentes a vivir en la calle. ¿Un indigente privado de sus facultades mentales tiene el derecho de vivir en la peor miseria, bajo de un puente, entre los matorrales, cobijados por cartones?

Y mientras los indigentes aumentan en número, sólo en Los Angeles hay casi 60 mil ¨sin techo.¨ El gobierno disminuye en soluciones. Ante su probada incapacidad para resolver el problema, los Californianos deben intervenir y crear una Proposición que autoriza y obliga al Estado asumir su papel de proveedor y cuidador de este segmento de la población.

Los indigentes con problemas mentales deben ser los primeros en recibir atención. ¿Quién dijo que deben andar solos deambulando por las calles? Expuestos a todos los peligros y abusos físicos. Es hora de señalar lo obvio, estas personas deben estar internadas en Instituciones de salud mental al cuidado de personal especializado. Otro segmento de esta población son los alcohólicos y drogadictos. Un recorte en la nómina de personal y en los gastos administrativos de las Instituciones creadas para estudiar y atender sus problemas sería suficiente para fortalecer los programas que ya existen para ayudar a este grupo.

¿Cuánto dinero se gasta en la burocracia cuyo trabajo está relacionado con el problema de la indigencia en el condado de Los Ángeles? Al eliminar esa burocracia y otorgarle el apoyo directo a los ¨sin techo¨ se liberarían millones de dólares para los que viven en carros, los que perdieron su casa, su trabajo por no tener un domicilio fijo. La mayoría que se encuentran en esta situación viven día a día, atrapados entre la calle y una oficina burocrática que no les resuelve nada.

En Noviembre del 2006. Los votantes de la ciudad de Los Angeles aprobaron la Proposicion HHH. (1.2 billones de dólares en bonos) todo para proveer de vivienda a los ¨sin techo.¨ En marzo del 2007, los residentes del Condado de Los Angeles aprobaron la Medida H. Un aumento al IVA para generar 359 millones de dólares anuales para construir viviendas para ellos. ¿Alguien puede decir dónde están?

Los Californianos tienen en sus manos la herramienta para regresar la dignidad y su calidad de seres humanos a los miles que viven con menos cuidado que los animales en las principales ciudades de California. Una Proposición en la que se le regrese al Estado su título de protector de los que menos tienen y sobre todo de los indigentes con enfermedades mentales. El Estado debe tener la autoridad de internarlos en hospitales especializados donde sean cuidados con calidad y humanismo. Sin que este acto sea considerado una violación a sus derechos civiles. Sólo con una Proposición que sin duda contará con la aprobación de la mayoría, cambiará el paisaje tétrico, que vemos a diario, de hombres y mujeres que apiñados bajo el débil cobijo de un paraguas descocido esperan sobrevivir todos los vendavales.

 

Alicia Alarcon

Alicia Alarcon